La elección de un nombre que defina y sintetice un proyecto… una idea… un sueño es una larga tarea y una responsabilidad. La elección de VOCES no fue producto del azar ni de la improvisación, intenta ser la síntesis que nuclee nuestros objetivos.

VOCES… Porque quien tiene voz, tiene la posibilidad de “decir” sin necesitar de otro que lo represente, diga por él o lo defienda.

Lo que queremos es que VOCES se convierta en un espacio en donde las personas con discapacidad desarrollen la capacidad de decidir, opinar y orientar sus propias vidas, adoptando una posición activa en el transitar cotidiano; con familias que acompañen y permitan la participación autónoma en distintos ámbitos sociales.

Tener voz propia significa ganar en autonomía, independizarse y participar plenamente en todo lo que respecta a su vida, así como también tener presencia social para  movilizar a  aquellos con capacidad de oír aunque todavía no sepan que la tienen.

La permanencia de la voz permite movilizar pensamientos, acciones y actitudes para darse cuenta de la existencia del otro, con sus posibilidades y necesidades.

VOCES en plural remite a una posición que asumimos al considerar que las acciones grupales superan en fuerza a las individuales, indica una orientación con sentido de comunidad, de solidaridad y de pertenencia social, hace referencia a una relación necesaria de quien hace uso de su voz y de alguien que pueda recepcionarla.